Seguros de vida: ¿qué debes saber antes de contratar?

Seguros de vida: ¿qué debes saber antes de contratar?

Los seguros de vida son muy necesarios para todas las personas, sin importar su estatus social. Representan una garantía ante la muerte o incapacidad del asegurado para sus seres queridos.

En México, más del 60 por ciento de la población no contrata ningún tipo de póliza. Esto se debe a que la mayoría piensa que son muy costosas y los beneficios son escasos. Incluso, se considera que son para gente de los estratos más altos.

Sin embargo, las agencias ofrecen diferentes tipos de seguros de vida y con precios para cualquier bolsillo. Además, tienen coberturas muy atractivas para que el cliente pueda sentirse respaldado.

¿Qué cubren los seguros de vida?

Existen varias modalidades dentro de los seguros de vida. Los que cubren en caso de muerte y los que te sirven para la jubilación. Incluso, pueden combinarse para tener un seguro mixto.

También es posible tomar riesgos de inversión, vinculados con los mercados financieros. Al final, las condiciones de tu seguro de vida las elegirás tú.

Para que te des una idea de lo que puedes obtener, te explicaremos qué tipos de seguros de vida existen.

Qué cubren los seguros de vida

Freepik

Seguros de vida riesgo

Son exclusivos para fallecimientos. Su objetivo es que el beneficiario reciba la suma acordada por el titular de la póliza y la agencia. A diferencia de otros seguros, como el de gastos médicos mayores, el cliente no recibirá dinero ni atención de ningún tipo.

Esta póliza se puede contratar en dos modalidades:

Seguros de vida entera

Se basa en el pago de la indemnización justo después del deceso del titular. No importa cuándo ocurra. Dentro este seguro de vida se pueden elegir dos clases de primas:

Vitalicias. El pago se realiza durante la vida del asegurado.

Temporales. Se pagan un número de años acordados o hasta la muerte del titular de la póliza, si esta ocurre antes del vencimiento del contrato.

Seguros de vida temporal

Cubren el riesgo de muerte solo en el periodo estipulado en la póliza. Generalmente, se contratan para la liquidación de préstamos. Un ejemplo de esto es cuando el cliente fallece con una hipoteca pendiente. El seguro se encargará de hacer los pagos que quedaron pendientes.

En este caso, la obligación de la agencia de seguros termina una vez que vence el contrato. A partir de ese momento puede negociarse o renovarse anualmente, con el pago de la prima. Esto permitirá ampliar de manera temporal la cobertura del seguro.

Seguros de vida ahorro

También es denominado ‘seguro en caso de vida’, pues el beneficiario de la póliza es el contratante. Él podrá recibir la suma asegurada tras el vencimiento de la póliza. En otras palabras, puede considerarse una inversión.

Los intereses que ofrecen las empresas en este caso son bajos, en comparación con otros planes exclusivos de ahorro. Sin embargo, no tributan por la rentabilidad, sino por el cobro de la misma. Si deseas complementar tus rentas de jubilación, esta modalidad es ideal para ti. Sin embargo, ese no es su único propósito.

>>Si quieres saber qué son los seguros con ahorro, te invitamos a leer este artículo.

Seguros de vida mixtos

En caso de que el titular de la póliza muera, sus beneficiarios recibirán una cantidad para no ver afectadas sus finanzas. Si el contrato termina y el cliente continúa con vida, la empresa deberá abonarle dinero.

Actualmente, la mayoría de los seguros de vida ahorro incorporan características de una póliza de ahorro y una cantidad por muerte o incapacidad. Al final, tú y los que amas estarán protegidos con la suma acordada.

Tipos de seguros de vida

Pixabay

¿Quién debe contratar una póliza de vida?

Se piensa que los adultos mayores son quienes deben contratar un seguro de vida. Incluso, la tendencia entre los compradores es precisamente esa. Sin embargo, obtener una póliza de este tipo durante la juventud tiene muchas ventajas.

No importa tu edad, si tienes familiares que dependen de ti y tus ingresos, tener un seguro de vida puede darte tranquilidad; ellos estarán bien, si te pasa algo.

Además, recuerda que los seguros de vida temporales te permiten respaldar a tus seres queridos durante el tiempo en el que tienes una deuda pendiente. Tal es el caso de las hipotecas. En caso de que mueras, tu patrimonio permanecerá intacto.

¿Cómo funciona un seguro de vida?

Como ya te lo explicamos, el beneficio primordial de contratar un seguro de vida no es para ti, sino para tu familia. Es una forma de protegerla. Recuerda que perder a un ser querido es muy difícil, pero lo es más cuando quedan deudas pendientes y compromisos financieros. Aquí entra la importancia de la póliza, pues ella servirá de apoyo.

Si lo anterior no te convence, recuerda que algunos contratos te permiten sumar un ahorro extra para ti. De cualquier forma, podrás elegir a uno o más beneficiarios. Se recomienda que no designes a un menor de edad, sino a alguien de confianza y que pueda cuidar de los intereses de tu familia.

Como en cualquier otro seguro, pagarás una prima periódica cuyo costo depende principalmente de la suma asegurada que desees. Si algo llegara a sucederte, la agencia de seguros se la entregará a tus beneficiarios.

Al buscar un seguro de vida, se te solicitará información relacionada con tus actividades cotidianas, tu empleo, tu salud, tus hábitos y pasatiempos. Se trata de datos que le permitirán a la compañía decidir si te brinda el seguro o no. Asimismo, se te pedirá que te realices un examen médico. El objetivo es que tengan un perfil completo sobre ti.

Las pólizas de este tipo son vendidas por compañías de seguros, bancos y agentes independientes. El proceso de selección es el mismo.

¿De qué depende el costo de una póliza de vida?

El costo de las primas de un seguro de vida depende de diversas cuestiones, ya que se fundamentan en factores muy precisos. Los más comunes son:

  • Edad.
  • Suma por la que te deseas asegurar.
  • Estilo de vida.
  • Tipo de cobertura.
  • Situaciones de riesgo a las que estás expuesto por tu trabajo o aficiones.

Ojo, el precio de una póliza para un oficinista no cuesta lo mismo que para un alpinista. Los costos tampoco serán iguales para una persona de 25 años, que para un adulto de más de 70.

Es común que las primas sean menores para la gente joven, pero pueden incrementarse para los fumadores. Al cotizar un seguro de vida no lo descartes por el costo de la prima. Lo mejor es cotejar entre coberturas y excepciones.

¿De qué depende el costo de una póliza de vida?

Pixabay

Cómo designar a los beneficiarios de una protección de vida

Si ya decidiste adquirir un seguro de vida, puedes elegir a tus beneficiarios de dos formas:

Expresa. Detallando puntualmente nombres y apellidos.

Genérica. Sin referir a personas concretas, sólo indicar su parentesco. Por ejemplo, hijos, cónyuge, herederos, sobrinos, etcétera.

En este caso, si tu beneficiario es tu esposo o esposa, se considerará como tal a quien tenga esa condición al momento de tu fallecimiento. Es decir, no se tomará en cuenta a quien estaba contigo en el momento en que contrataste el seguro de vida.

Considera muy bien este detalle para que la persona que pueda cobrar tu póliza esté bien enterada de la situación.

Si decides no señalar a tu beneficiario de forma directa, la empresa de seguros podría elegir a la persona más cercana a ti. En primer lugar iría tu cónyuge, si es que lo tienes. En caso de que tu pareja haya fallecido, se pasarían los beneficios a tu descendencia. Si tienes más de un hijo, la suma asegurada se dividiría en partes iguales.

En caso de que no tengas hijos, quienes podrían cobrar la póliza serían tus padres. Si no tienes familia, pero cuentas con herederos legales, ellos podrían reclamar la indemnización.

No te preocupes si al firmar un contrato de seguro de vida no tienes en mente quién o quiénes serán tus beneficiarios. Mientras la póliza esté vigente, puedes cambiar este dato cuando gustes. Lo mejor de todo es que este proceso se puede hacer de dos formas:

  • Comunicándote con la empresa o con tu agente de seguros.
  • Indicándolo expresamente en tu testamento.

Distribución de la indemnización cuando hay varios herederos

Como te dijimos más arriba, si tienes varios beneficiarios, la suma asegurada se puede distribuir por partes iguales. Sin embargo, la agencia te permitirá elegir una cifra concreta, si así lo deseas.

Por ejemplo, si tienes tres hijos, uno de ellos puede cobrar el 50 por ciento y los otros dos se repartirían el 50 por ciento restante.

En caso de que elijas a tus beneficiarios de forma genérica, para tus herederos aplicarán las mismas condiciones de distribución.

No pases por alto este punto, tú conoces la situación de cada uno de tus familiares y debes tomarla en cuenta al momento de firmar tu seguro de vida.

¿Cuándo se puede anular una póliza de vida?

Como cualquier contrato, existen varios motivos por los que un seguro de vida puede ser anulado por la agencia. Los principales son:

Mentir. Al contratar un seguro de vida, estás obligado a presentar datos verídicos. Si padeces una enfermedad terminal, no lo mencionas y falleces por ese motivo, tu póliza podrá quedar inhabilitada.

Suicidio. Si la agencia comprueba que tu muerte fue intencional y autoinflingida para cobrar el seguro, tus beneficiarios no recibirán nada.

Negligencia. La empresa también podrá anular tu póliza si tu deceso se produjo por practicar un deporte extremo, alcoholismo o drogadicción.

Ojo, esto no significa que un alpinista no puede contratar un seguro de vida. Sin embargo, como lo mencionamos antes, la empresa debe saber que el cliente realiza esta actividad para incluirla en su lista de riesgos.

¿Cuándo se puede anular una póliza de vida?

Pixabay

Contratar un seguro de vida puede parecer innecesario porque no te beneficiará a ti. Además, es entendible que no quieras pensar en tu muerte. Sin embargo, contratar una póliza puede asegurar el futuro de tus seres queridos, si algo te pasa.

Las ventajas y beneficios de contar con el respaldo de una agencia son muchos, lo mejor es que puede servirte incluso para tu retiro.

Los seguros de vida no son tan caros como podría pensarse, pero debes analizar si le pondrías un precio a la seguridad de tu familia.

Si estás pensando en contratar una póliza, consulta a un agente, él te ayudará a encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades y cumpla con tus expectativas.

>>Para saber qué hace un agente de seguros independiente, te invitamos a leer este artículo.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el mejor seguro de vida en México 2020?

En enero de este año, la  Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) evaluó los seguros de vida de varias agencias en México. Las tres mejores fueron:

  • GNP
  • Allianz México
  • AXA Seguros

Allianz México tuvo precios calificados como promedio. Por su parte, AXA fue la empresa con los costos más elevados. GNP resultó ser la más barata, pero con coberturas excelentes y personalizadas póliza según tus necesidades.

>>Si quieres saber más sobre las mejores agencias de seguros de vida en nuestro país este 2020, te invitamos a leer este artículo.

¿Cuánto cuesta la cobertura de vida?

El precio de un seguro de vida depende de la cantidad por la que decidas protegerte. Por ejemplo, una prima anual de 7 mil 400 pesos te serviría para tener una suma asegurada de medio millón de pesos. En algunos casos, este monto puede compensar el dinero que aportas para tu familia.

Sin embargo, para elegir la cantidad que quieres que tus beneficiarios obtengan, debes considerar lo siguiente:

  • Necesidades básicas de tu familia (educación de tus hijos, negocios)
  • Dinero que aportas quincenal o mensualmente para que mantengan su estilo de vida.
  • La edad de tus hijos.

¿Qué elementos que componen una póliza de vida?

Las pólizas de seguro de vida tienen elementos que integran la protección. Los principales son:

Asegurador. Agente o empresa de seguros con la que se firma el contrato.

Siniestros. Sucesos que permitirán la activación de la cobertura. Refieren a los que podrían provocar el fallecimiento o la incapacidad del titular de la póliza.

Asegurado. La persona que contrató el seguro.

Beneficiario. Quien recibirá la suma asegurada.

Prima. La cantidad que pagará el titular a la agencia a cambio de la cobertura.

¿Cuánto tiempo tengo para cobrar un seguro de vida?

Si decides no informarle a tu beneficiario sobre tu seguro de vida, no te preocupes. Esto es muy común y las agencias dan un plazo de hasta cinco años para cobrarlo.

En caso de invalidez total y permanente, el periodo de gracia es de solo dos años. Ese es el tiempo que tendrás para cobrar la suma.

En la mayoría de los casos, el pago de la indemnización es rápido. Sin embargo, puede retrasarse si reclamas algo que no estaba en el contrato o tu documentación está incompleta.

Otra cosa que debes considerar es que si tus herederos son familiares directos tuyos, no pagarán impuestos por cobrar la póliza. Esto incluye a tu cónyuge o concubino, padre, madre o hijo (s).

Sin embargo, si tus beneficiarios no son tus parientes, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) podrá retener el 20 por ciento de indemnización. Así lo establece el artículo 167 de la Ley Sobre el Impuesto de la Renta (LSIR).

Te podría interesar